Baño con plato de ducha

¿Qué plato de ducha puedes colocar en tu baño?

Los platos de ducha son una tendencia cada vez más al alza, y la variedad de modelos y materiales del mercado no para de crecer. Por este motivo, hoy queremos explicarte qué tipos de plato de ducha existen hoy en día para que puedas elegir el que más se adapte a tus necesidades y al estilo de tu cuarto de baño.

Los tipos de plato de ducha que encontrarás en el mercado

Hoy en día existen cuatro tipos de platos de ducha, cada uno con sus propias características y, cómo no, con sus pros y sus contras. Veamos rápidamente cuáles son para que puedas tener una imagen más general sobre las diferentes opciones que existen, ¿de acuerdo?

1.- Platos de ducha de cerámica

Son los platos de ducha clásicos, normalmente fabricados en color blanco (aunque cada vez más existen otras propuestas de color). Este tipo de plato de ducha está compuesto por feldespato, arena silícea y arcilla. Entre sus puntos fuertes destacaremos el precio, ya que suelen ser los más económicos; por el contrario, son muy pesados y cuesta más instalarlos; además, son menos resistentes a los golpes y pueden descamarse.

2.- Platos de ducha de resina

La variedad en los acabados de este tipo de plato de ducha es enorme. Se trata de un plato fabricado por mármol y resina en casi un 80 % de su composición, a la que se suma un acabado antideslizante total conseguido con laca, pintura o gelcoat. Este sería el punto fuerte más importante, al que debemos sumarle que su superficie es delgadísima y la instalación también es muy sencilla

3.- Platos de ducha acrílicos

El plato de ducha acrílico es acrílico en la parte exterior: la composición interior está formada por fibra de vidrio o por poliuretano. Esto hace que los platos de ducha acrílicos sean ultra resistente a los golpes y, por tanto, que tengan una gran durabilidad. También tienen un peso muy reducido y, al haber una gran variedad de modelos, el abanico de precios que encontrarás en el mercado es muy amplio.

4.- Platos de ducha de piedra naturalPlato de ducha de piedra

Sin duda, se trata de una de las opciones más estéticas para multitud de estilos decorativos. Sin embargo, la piedra natural es más fría que otros materiales. Uno de los motivos más comunes por el que la gente no opta por este tipo de plato de ducha es por el miedo a caerse (piensa en lo resbaladiza que es la piedra cuando llueve, por ejemplo); pero lo cierto es que la tecnología actual permite conseguir piedra totalmente antideslizante sin renunciar a la estética. 

Dentro de estos cuatro tipos de plato de ducha hay un sinfín de opciones entre las que elegir: forma, color, tamaño… Para elegir, los puntos más importantes que deberías valorar, desde nuestro punto de vista, son estos:

  • ¿Qué tipo de personas van a usar ese plato de ducha? Si hay personas mayores o niños en casa, optar por opciones con un buen grado de antideslizamiento es lo mejor
  • ¿Qué presupuesto tienes? Si no es muy alto, un plato de cerámica siempre será la opción más barata
  • ¿Qué estilo estás buscando? Si quieres algo rústico o más exótico, la pizarra o la piedra pueden ser grandes soluciones, mientras que la resina o el acrílico pueden ser perfectas para un estilo más de diseño

¡Opciones hay muchas y, sin duda, es una decisión que debes meditar con calma para acertar de pleno! Y si tienes dudas, recuerda: aquí estaremos para ayudarte en todo lo que necesites.

Deja un comentario