¿Es difícil instalar una columna de ducha en casa?

Cada vez están más de moda por sus muchas prestaciones, y las hay ya en muchísimas casas: las columnas de ducha, el accesorio de grifería para el baño que ha cambiado la forma de ducharse.

¿Estás pensando en comprar una y te da miedo la instalación? No te preocupes: vamos a explicarte lo que implica una columna de ducha tanto en instalación, como en bienestar una vez instalada.

Una instalación más fácil de lo que parece

Para empezar, miedo ninguno. Instalar columnas de ducha no requiere de obra salvo que quieras un conjunto empotrado (por ejemplo con jets en la pared, o con rociador empotrado en el techo). En estos casos siempre es mejor que la instalación la realice un profesional. Pero en el caso de columnas exteriores, básicamente lo que se requiere es:columna-de-ducha

  • Retirar el grifo y los mandos o la columna antigua, si la hay. En este caso, reparar los agujeros que queden en la pared con la masilla adecuada.
  • Trazar con lápiz una horizontal entre las dos tomas para asegurarnos de que la columna quede centrada.
  • Trazar también una vertical para ayudar a mantenerla centrada, especialmente si necesitamos instalar pletinas para sujetar la columna.
  • Marcar las alturas donde deben ir dichas pletinas, o la pieza de fijación de la columna.
  • Taladrar con broca de widia para paredes e introducir los tacos.
  • Instalar la columna conectando los latiguillos del agua.

Cada columna tiene sus particularidades, y en sus manuales de instalación se dan las instrucciones y herramientas necesarias en cada caso, pero básicamente éste es el proceso, y ya ves que no conlleva grandes complicaciones ni demasiado tiempo. Y, ¿qué consigues a cambio?

El placer de una buena columna de ducha

El modelo más básico y minimalista de columna de ducha ya tiene una ventaja sobre la ducha corriente, y es que puedes regular la altura a la que queda el flexo para ducharte con mayor comodidad.

Pero los mejores fabricantes producen modelos pensados para hacer de la ducha no algo rutinario, sino un auténtico placer. Ni siquiera es precisa una enorme columna de hidromasaje como las que se fabricaban hace años: hoy existen modelos mucho más livianos que, jets aparte, combinan rociadores multiefecto (por ejemplo para pasar de chorro normal a efecto lluvia, etc), cromoterapia, o hasta bocas de cascada si es para instalar en bañera.

Es una de las mejores inversiones que se pueden realizar en un baño, teniendo en cuenta su precio medio, su facilidad de instalación, y todo el placer y bienestar que proporcionan a tus rutinas de higiene.

Y si eres de los que prefieres que la instale un profesional, cuenta con Laguardia & Moreira, que te ofrece un servicio integral. ¡Entra y descubre el catálogo de columnas de Laguardia & Moreira!

Deja un comentario